La constancia de Walt Disney que te hará encontrar trabajo

Uno de los animadores más famosos fue despedido por su “falta de creatividad”

Despedido por tu “falta de imaginación y de creatividad”.  Esta frase encajaría con mucha gente, pero pocos imaginarían que Walter Disney la habría escuchado en algún momento de su vida. Pero así es. W. Elias Disney perdió su trabajo en Kansas City Star, un pequeño diario, en 1919, por no tener suficientes ideas.

De ser despedido de un diario local, pasó a crear The Walt Disney Company, junto a su hermano Roy O. Disney, y ser el padre de famosos personajes como el Pato Donald o Mickey Mouse y numerosas películas. Disney dejó atrás una empresa que actualmente supera los 9.000 millones de euros en beneficios.

Pero el salto del despido al éxito no fue directo, pues Disney tuvo que intentarlo varias veces, poniendo a prueba su constancia. Walt compró una pequeña compañía, Laugh-O-Gram en 1922, pero el volumen de negocio no fue suficiente para sostenerla. Un año después, ya nació The Walt Disney Company, sin que fuera fácil arrancar en un principio.

Una patente robada

En 1926, Universal Studios le robó la patente del personaje que estaba diseñando para ellos, el conejo Oswald, y la producción de leyendas como el Mickey Mouse, Pinocho o Bambi no tuvo una salida rápida desde un inicio. Además, Disney tardó más de 16 años en hacerse con los derechos de Mary Poppins de Pamela Travers.

El círculo se cierra

Fue una lástima que Walter Disney no estuviera vivo en 1996 para ver como sus sucesores en la empresa que creó pusieron la guinda en el pastel. En ese año, se hizo efectiva la compra de la cadena ABC, que en ese momento era propietaria del periódico que precisamente despidió al dibujante en sus inicios, el Kansas City Star.

Cada fallo, un paso al éxito

Walt Disney no tuvo éxito solo por su gran creatividad. Fue así porqué supo convertir cada obstáculo en un peldaño para seguir adelante. Por este motivo, en Jobajob te animamos a que exprimas tus errores para llegar a la perfección.

Sin categoría

Deja un comentario